Su singularidad radica en tratarse de uno de los pocos túmulos campaniformes que se conocen, en sus importantes dimensiones, superando incluso a los grandes dólmenes del V y IV milenio a.C., y en el hecho de que su datación ha permitido prolongar el periodo campaniforme hasta el II milenio a.C.