En el extremo del pueblo, y sobre un balcón natural con unas espectaculares vistas de los montes de Oca y la Demanda, se ubica la iglesia de San Román. Realizada en buena sillería de piedra caliza, su acceso se realiza por una puerta con arco carpanel a cuyo lado se sitúa una pequeña ventana con igual tipo de arco y cuya moldura tiene decoración vegetal.