Así, las viviendas están realizadas en sillarejo de piedra caliza con pocas y reducidas ventanas. Algunas de ellas todavía conservan el entramado de madera y adobe y como curiosidad cabe decir que sus tejados vierten las aguas a dos cuencas distintas: la del Ebro y la del Duero.