Su emplazamiento, en un lugar alto y en la divisoria de aguas entre el Ebro y el Duero, hace que domine el paisaje de gran parte de los territorios colindantes.