La pequeña localidad de Fresno se halla inmersa en un paraje rodeado de campos de cultivo cerealista, pastizales, laderas y un amplio pinar y ofrece a los visitantes amplias posibilidades para practicar el senderismo o el cicloturismo así como la recogida de setas y hongos.