Se trata de un templo de una sola nave dividida en tres tramos y ábside precedido de tramo recto o presbiterio.

Al exterior destaca el ábside que se divide en tres partes mediante grandes arcos de medio punto decorados con ajedrezado y que descansan en cuatro pilastras con capiteles decorados con formas geométricas. En cada paño hay una ventana en forma de aspillera decorada con un guardapolvo ajedrezado que continúa en imposta por todo el ábside y con dos columnas cuyos capiteles contienen volutas, roleos o dados. La torre que se alza sobre el tramo anterior al ábside tiene dos cuerpos, el primero ciego y el segundo con dos ventanas de medio punto en cada lado para las campanas. A ella se accede por un husillo circular situado en el muro norte.