Del siglo XVI es la cabecera poligonal y del XVIII los remates barrocos. Guarda en su interior dos interesantes tallas románicas, un Cristo crucificado y la imagen de Nuestra Señora del Valle.