El bello crucero que aún se conserva, que data de 1556, es una confirmación más de la condición caminera, y en este caso cristiana, de Rubena.