Desde el conjunto del lavadero y el potro una senda, utilizada por los habitantes del pueblo para acceder a algunas huertas, deja a su lado las cristalinas aguas de un arroyo.